20 may. 2008

La historia de un espejo


Este espejo pertenecio a una tia de mi padre, de la cual lo herede. Su color entonces era blanco roto.
Mas tarde me decidi a cambiarlo y lo decape, dejandolo en su color natural, solo con una patina de cera como proteccion.
Las modas cambian, y los gustos tambien. Es ahora cuando descubri ese precioso estilo nordico-frances tan luminoso y alegre, y decididamente he vuelto ha cambiar de look a mi querido espejo.
Esta vez le di una patina blanco-grisaceo y envejeci, mas tarde otra buena capa de cera y listo.
Estreno espejo de nuevo.
Aqui lo muestro aun sin colocar en el que sera su sitio definitivo, pero seguro que sacare mas fotos

1 comentario:

Pushka dijo...

Mi espejo favorito lo encontré en un container, se trata de una puerta antigua rectangular de armario en roble con una minimoldura alrededor de la luna... ha cambiado tres veces de casa y espero que me acompañe donde vaya, qué le voy a hacer: soy una sentimental ;) Sobretodo después de someterlo a un duro tratamiento antitermitas y dos capas de barniz (con un precio escandaloso jejej). El utyo me encanta!!